Los derivados financieros pertenecen a esa familia de productos financieros medianamente complejos, conocidos en su forma pero no tanto en su fondo. En esta lectura se presentan los tipos de derivados existentes y los mercados en los que éstos son negociados, prestando especial atención al mercado español de instrumentos derivados.

Los derivados financieros son instrumentos financieros que toman como referencia un activo que se negocia en un mercado al contado (denominado activo subyacente) cuyos términos se fijan hoy y la transacción se realiza en una fecha futura. Por ejemplo, si hablamos del futuro sobre el petróleo, el activo subyacente sería el petróleo negociado en un mercado al contado.

Con el instrumento derivado se puede tomar, reducir, eliminar, asumir, incrementar o transferir riesgos. Los productos derivados y sus subyacentes pueden ser muy variados, pero todos se basan en un mismo principio: sirven para trasladar el riesgo de unos agentes (que desean venderlo o desprenderse) a otros (que quieren comprarlo o adquirirlo).

Tipos de instrumento derivados

Aunque hay varias clasificaciones posibles, podemos clasificar los diferentes instrumentos derivados en base al tipo de contrato:

  1. Operaciones a plazo o forwards (FRA, seguro de cambio, deuda pública). Son contratos privados pactados directamente por las partes, donde se establece la obligación de comprar/vender un bien o activo en una fecha futura, fijando hoy el precio y otras condiciones. En este sentido, las partes están expuestas a un riesgo de contraparte respecto a la ejecución del contrato.
  2. Futuros (sobre índices, acciones, deuda, tipos de interés o sobre aceite de oliva). Mismo principio que en el caso de La diferencia principal entre los futuros y los forwards es que los primeros se intercambian en mercados organizados (como MEFF en España) y los segundos, en mercados OTC (Over The Counter). Por lo cual, los primeros son contratos estandarizados, en el que no existe riesgo de contrapartida, ya que en los mercados organizados existe una cámara de compensación que evita que se pueda producir un default; en los mercados OTC este riesgo sí existe.
  3. Opciones (sobre índices, acciones, deuda, tipos de interés o contratos de futuros). Las opciones: son un acuerdo entre las partes en la que una de ellas paga una comisión a la otra por el derecho (no la obligación) de poder comprar o vender un activo, a precio predefinido, durante de un periodo de tiempo futuro. Las opciones se dividen en call y puts. Las opciones call son derechos de compra y las put, derechos de venta.
  4. Permutas financieras o swaps. Los swaps son permutas financieras, acuerdos entre las partes para intercambiar flujos en el futuro de acuerdo a unos parámetros preestablecidos. Se pueden contratar sobre tipos de interés, divisas, etc. Debido a que son contratos a medida, puede aplicarse prácticamente a cualquier tipo de activo.
Un derivado financiero es un activo financiero cuyo valor cambia derivado de los cambios en otro activo, llamado activo subyacente.

Los instrumentos derivados son productos que se pueden contratar a través de sociedades y agencias de valores, entidades de servicios de inversión, entidades de crédito nacionales y extranjeras autorizadas, bajo la supervisión de la CNMV, el Banco de España o la Dirección General de Seguros (DGS), siempre que sea un producto organizado.

Tipos de mercados de instrumentos derivados

Tal y como se ha comentado anteriormente, dentro de los mercados derivados distinguimos entre los que se negocian en mercados oficiales organizados y los que los hacen en mercados no organizados u OTC (Over The Counter).

En el primer grupo, las operaciones se negocian los contratos de futuros y opciones. En los mercados OTC se negocian principalmente swaps u operaciones de permuta financiera, las operaciones a plazo (forward) y las opciones OTC, entre las que se incluyen los caps, floors, collars y swapoptions.

Mercados y productos organizados Mercados y productos OTC
·       Productos con alto grado de estandarización

·       En función del tipo de instrumento financiero, se aplican depósitos de garantía y liquidaciones diarias de pérdidas y ganancias.

·       Salvo excepciones, no suelen ser estandarizados, adoptan prestaciones específicas a medida.

·       No existe cámara de compensación. Existe el riesgo de contrapartida.

·       No suelen aplicarse depósitos de garantía, ni liquidaciones diarias de pérdidas y ganancias.

El mercado español de productos derivados

En España, MEFF Sociedad Rectora del Mercado de Productos Derivados S. A. U. es el Mercado de Derivados de BME.

Hasta el 9 de septiembre de 2013, MEFF Sociedad Rectora de Productos Derivados S. A. (MEFF) reunía la condición tanto de mercado secundario oficial como de entidad de contrapartida central (ECC) respecto de los instrumentos comprendidos en el segmento denominado Derivados Financieros (futuros y opciones IBEX 35, futuros y opciones sobre acciones, futuros sobre el índice de dividendos, futuros sobre dividendos de acciones y futuros sobre el Bono Nacional 10 años).

Para cumplir los requisitos de la normativa de EMIR (European Market Infrastructure Regulation, Reglamento (UE) 648/2012), fue necesario separar las actividades de mercado de las de Entidad de Contrapartida Central. Dicha separación se hizo trasladando la actividad de mercado de la antigua sociedad MEFF a una nueva compañía.

En los mercados organizados, existe una cámara de compensación que garantiza el buen fin de las operaciones, subrogándose en las obligaciones contractuales de comprador y vendedor. En el caso de los mercados OTC esta figura no existe, habiendo riesgo de contrapartida.

De esta manera en la actualidad hay dos sociedades:

  • MEFF, como rectora del mercado
  • BME Clearing, como Entidad de Contrapartida Central

Las funciones básicas del MEFF son:

  1. En su condición de organismo rector del Mercado, MEFF dirige y administra la negociación que tiene lugar en el Mercado, debiendo:
    • Aprobar y definir las características concretas de cada Contrato admitido a negociación.
    • Supervisar la negociación, procurando la máxima eficacia en el funcionamiento de la misma y decidiendo sobre los niveles de trasparencia en base a la normativa aplicable.
    • Celebrar los oportunos acuerdos con las entidades de contrapartida central en las que se compensen y liquiden las operaciones en relación con Contratos negociados en MEFF.
    • Elaborar, revisar y actualizar los criterios de supervisión de la actividad de los Miembros.
  2. En relación con la organización y administración de la negociación, MEFF podrá aprobar Circulares e Instrucciones, que serán de obligado cumplimiento.
  3. En relación con la supervisión de la negociación, supervisará las operaciones realizadas por los Miembros del Mercado con objeto de detectar infracciones de las normas de Mercado o anomalías en las condiciones de negociación o de actuación que puedan suponer abuso de mercado.
  4. MEFF facturará a los Miembros del Mercado las cantidades correspondientes a las comisiones que se fijen en su cuadro general de tarifas y comisiones, que se aprobará mediante Circular.
  5. Con el fin de garantizar el buen funcionamiento de la negociación, MEFF dispondrá de procedimientos de resolución de los posibles conflictos y reclamaciones y aprobará las normas de conducta que resulten de aplicación al Mercado.

Por su parte, BME Clearing tiene como misión principal la gestión de los riesgos de contrapartida en los mercados financieros a los que sirven, en nuestro caso el MEFF.

BME Clearing actúa como una Entidad de Contrapartida Central (ECC). Su función es la de interponerse en nombre propio en toda operación de compraventa entre el comprador y el vendedor, de tal manera que asume el riesgo de contrapartida. Es decir, la ECC compra sus valores al vendedor y los vende al comprador. De esta manera, mediante el proceso de novación, una compraventa entre un vendedor y un comprador se convierte en dos transacciones, con la ECC como contrapartida. Para protegerse del riesgo de contrapartida asumido, la ECC establece una serie de medidas precautorias con objeto de que éste no ponga en cuestión la supervivencia misma de la entidad.

Una ECC, mediante su interposición, reduce la probabilidad de que un participante en el mercado acabe incumpliendo con sus compromisos.

Magnitudes del mercado español de instrumentos derivados

La siguiente tabla publicada por BME a 31/05/2018 resume el volumen de contrataciones habido en 2018 en los mercados de instrumentos derivados en España. Los datos se expresan en miles de contratos.

Mayo 2018 Var. %May18/May17 % acum. Año
Futuros IBEX 35 608 27,6% 11,0%
Futuros Mini IBEX 146 10,5% 8,3%
Futuros Acciones 834 441,8% 6,8%
Opciones IBEX 35 303 5,3% -10,3%
Opciones Acciones 1.476 -14,5%

15,4%

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?